Abril Posas

El Día del Taco ocurre en la misma fecha del natalicio de Octavio Paz, el único —aún, denme tantita chance— hombre mexicano en ganarse el Nobel de Literatura. Y aunque sus letras, carrera diplomática, apariciones en Televisa, relación tóxica con Elena Garro sean causa de defensa o ataques, lo cierto es que incluso yo, que soy tan mala para comer garnachas que tengan nervios, grasa, pellejo, partes viscosas y blandas que ni con el aceite hirviendo me pueden engañar (esos son sesos: no mamen), tengo un taco favorito (dorado, de camarón enchiloso) pero no un texto de Paz en mi corazón.

Lo que quiero decir es esto, nomás, porque ayer me desvelé y ahora quiero una orden de tacos dorados de camarón enchiloso para sobrevivir:

El esposo de Elena Garro enfrentándose al paso del tiempo